Weekly Missal Spanish

29 de noviembre de 2020
Primer Domingo de Adviento

Entrada: CANTEMOS TODOS CANTEMOS

Estribillo:

Cantemos todos cantemos, cantemos con entusiasmo,
cantemos al Rey del cielo que pronto vendrá a salvarnos.

Estrofas:

Señor: tu pueblo te espera, te espera con alegría;
preparándonos estamos para cuando llegue el día.

Señor: aquí estamos todos, de rodillas hoy estamos
pidiéndote, Señor nuestro, que vengas pronto a
salvarnos.
Letra: Bejamin Nuñez. Música: Alfredo A. Morales, FSC, n. 1927. Letra y música ©1979, Order of St. Benedict, Collegeville, MN. Derechos reservados.



Primera lectura

Lectura del libro del profeta Isaías (63, 16b-17. 19b; 64, 2b-7)

Tú, Señor, eres nuestro padre y nuestro redentor;
ése es tu nombre desde siempre.
¿Por qué, Señor, nos has permitido alejarnos de tus
mandamientos
y dejas endurecer nuestro corazón
hasta el punto de no temerte?
Vuélvete, por amor a tus siervos,
a las tribus que son tu heredad.
Ojalá rasgaras los cielos y bajaras,
estremeciendo las montañas con tu presencia.

Descendiste y los montes se estremecieron con tu presencia.
Jamás se oyó decir, ni nadie vio jamás
que otro Dios, fuera de ti,
hiciera tales cosas en favor de los que esperan en él.
Tú sales al encuentro
del que practica alegremente la justicia
y no pierde de vista tus mandamientos.

Estabas airado porque nosotros pecábamos
y te éramos siempre rebeldes.
Todos éramos impuros
y nuestra justicia era como trapo asqueroso;
todos estábamos marchitos, como las hojas,
y nuestras culpas nos arrebataban, como el viento.

Nadie invocaba tu nombre
nadie se levantaba para refugiarse en ti,
porque nos ocultabas tu rostro
y nos dejabas a merced de nuestras culpas.
Sin embargo, Señor, tú eres nuestro padre;
nosotros somos el barro y tú el alfarero;
todos somos hechura de tus manos.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

Salmo Responsorial (79, 2ac y 3b. 15-16. 18-19)

℞. Señor, Dios nuestro, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

Pastor de Israel, escucha;
tú que te sientas sobre querubines, resplandece;
despierta tu poder y ven a salvarnos. ℞.

Dios del universo, vuélvete:
mira desde el cielo, fíjate,
ven a visitar tu viña,
la cepa que tu diestra plantó
y que tú hiciste vigorosa. ℞.

Que tu mano proteja a tu escogido,
al hombre que tú fortaleciste.
No nos alejaremos de ti: danos vida,
para que invoquemos tu nombre. ℞.

 

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios (1, 1, 3-9)

Hermanos: Les deseamos la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Cristo Jesús, el Señor.

Continuamente agradezco a mi Dios los dones divinos que les ha concedido a ustedes por medio de Cristo Jesús, ya que por él los ha enriquecido con abundancia en todo lo que se refiere a la palabra y al conocimiento; porque el testimonio que damos de Cristo ha sido confirmado en ustedes a tal grado, que no carecen de ningún don, ustedes, los que esperan la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. Él los hará permanecer irreprochables hasta el fin, hasta el día de su advenimiento. Dios es quien los ha llamado a la unión con su Hijo Jesucristo, y Dios es fiel.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Aclamación antes del Evangelio (Sal 84, 8)

R. Aleluya, aleluya.
Muéstranos, Señor, tu misericordia
y danos tu salvación.
R. Aleluya.

Evangelio (Mc 13, 33-37)

El Señor esté con ustedes.  Y con tu espíritu
Del santo Evangelio según san Mateo  Gloria a ti, Señor

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento. Así como un hombre que se va de viaje, deja su casa y encomienda a cada quien lo que debe hacer y encarga al portero que esté velando, así también velen ustedes, pues no saben a qué hora va a regresar el dueño de la casa: si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la madrugada. No vaya a suceder que llegue de repente y los halle durmiendo. Lo que les digo a ustedes, lo digo para todos: permanezcan alerta”. 

Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

 

Símbolo Niceno-constantinopolitano

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

Ofertorio:  Toda la Tierra
Orlando Rodríguez/Rogelio Zelada

Estribillo
Toda la tierra grita tu nombre;
todos los pueblos te esperan ya.
Todos te llaman, todos te buscan,
sólo en ti alcanzan su libertad.

1. Voy caminando por este mundo,
te voy buscando a ti, Señor,
en mis hermanos, en los que sufren,
en los que esperan tu salvación.

2. Da tu rocío, que el pobre anhela,
con agua viva su sed calmar.
Que se abran todos los corazones,
que un mundo nuevo, quiere empezar.

3. El Señor viene, su luz se acerca.
Rompen la noche gritos de sol;
son alegría, abrazo y beso,
signos del Reino, que comenzó.
Letra: Rogelio Zelada. Letra y música © 1993, Rogelio Zelada, Orlando Rodríguez y la Arquidiócesis de Miami. 

Comunión: Levántate
Cesáreo Gabaráin

Estribillo:
Levántate que está llegando.
El Señor viene ya. (bis)

1. Nos traerá su resplandor,
nos traerá la luz, la paz. (bis)

2. En el Señor confiaré.
Él nos dará la salvación. (bis)

3. Al mismo Dios recibiré.
En mi interior se sembrará. (bis)

4. Lo prometió, lo cumplirá.
El Dios de amor nos salvará. (bis)
© 1989, Cesáreo Gabaráin. Obra publicada por OCP. Derechos reservados.

Salida: Madre de la Iglesia
Juan J. Sosa Pbro.

Estribillo
Ruega por nosotros, Madre de la Iglesia,
*Virgen del Adviento, esperanza nuestra.
De Jesús la aurora, del cielo la puerta,
ruega por nosotros, Madre de la Iglesia.

1. Madre de los pueblos, de la mar estrella,
llévanos a Cristo, danos sus promesas.
Eres, Virgen Madre, de la gracia llena,
del Señor la esclava, del mundo la Reina.

2. Alza nuestros ojos hacia tu belleza,
guía nuestros pasos a la vida eterna.
Virgen del Adviento (*Virgen de los pobres), 
esperanza nuestra,
llévanos a Cristo, danos sus promesas.
*Letra opcional: Español: “Virgen de los pobres,”; English: “In our hearts forever,”. Letra: Bernardo Velado; tr. al inglés, Gypsy Lodos y Juan J. Sosa, Pbro., © Bernardo Velado Graña. Derechos reservados. Administradora: OCP. Música © 1993, Juan J. Sosa, Pbro. Obra publicada por OCP. Derechos reservados.