Weekly Missal Spanish

27 DE SEPTIEMBRE DE 2020
XXVI Domingo Ordinario
Leccionario: 136

 

Entrada:

La Alegría en el Perdón

  1. La alegría más hermosa
    es la alegría en el perdón,
    que en el cielo hay mucha fiesta
    cuando vuelve un pecador.

    Si la oveja se ha perdido
    a buscarla va el pastor,
    que en el cielo hay mucha fiesta
    cuando vuelve un pecador.

    LA ALEGRÍA MÁS HERMOSA,
    LA ALEGRÍA EN EL PERDÓN,
    QUE EN EL CIELO HAY MUCHA FIESTA
    CUANDO VUELVE UN PECADOR.

    Cuando el hijo se fue lejos
    triste el padre se quedó,
    y qué inmensa su alegría
    cuando el hijo regresó.

    Cada día, cada instante,
    por su ausencia se apenó,
    y qué inmensa su alegría
    cuando el hijo regresó.

 

Letra y música: Cesáreo Gabaráin, 1936-1991, ©1982, Cesáreo Gabaráin.
Obra publicada por OCP Publications. Derechos reservados.

 

Gloria
Gloria a Dios en el cielo,

y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos,
te adoramos,
te glorificamos,
te damos gracias,

Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso.
Señor, Hijo único, Jesucristo.
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre:
tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor,
sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo
en la gloria de Dios Padre.
Amén.

Primera lectura

Lectura del libro del Ezequiel

Esto dice el Señor: “Si ustedes dicen: ‘No es justo el proceder del Señor’, escucha, casa de Israel: ¿Conque es injusto mi proceder? ¿No es más bien el proceder de ustedes el injusto?

Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere; muere por la maldad que cometió. Cuando el pecador se arrepiente del mal que hizo y practica la rectitud y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se aparta de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá’’.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor


Salmo Responsorial

R. Recuerda, Señor, que tu misericordia es eterna.

 Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador,
y todo el día te estoy esperando. R.

Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
no te acuerdes de los pecados
ni de las maldades de mi juventud;
acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. R.

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.

 

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses

Hermanos: Si alguna fuerza tiene una advertencia en nombre de Cristo, si de algo sirve una exhortación nacida del amor, si nos une el mismo Espíritu y si ustedes me profesan un afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo todos una misma manera de pensar, un mismo amor, unas mismas aspiraciones y una sola alma. Nada hagan por espíritu de rivalidad ni presunción; antes bien, por humildad, cada uno considere a los demás como superiores a sí mismo y no busque su propio interés, sino el del prójimo. Tengan los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús.

Cristo, siendo Dios
no consideró que debía aferrarse
a las prerrogativas de su condición divina,
sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo,
tomando la condición de siervo,
y se hizo semejante a los hombres.
Así, hecho uno de ellos, se humilló a sí mismo
y por obediencia aceptó incluso la muerte,
y una muerte de cruz.

Por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas
y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre,
para que, al nombre de Jesús, todos doblen la rodilla
en el cielo, en la tierra y en los abismos,
y todos reconozcan públicamente que Jesucristo es el Señor,
para gloria de Dios Padre.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Aclamación antes del Evangelio

R. Aleluya, aleluya.
Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor;
yo las conozco y ellas me siguen.
R. Aleluya.


Evangelio

El Señor esté con ustedes.  Y con tu espíritu
Del santo Evangelio según san Mateo  Gloria a ti, Señor

En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “¿Qué opinan de esto? Un hombre que tenía dos hijos fue a ver al primero y le ordenó: ‘Hijo, ve a trabajar hoy en la viña’. Él le contestó: ‘Ya voy, señor’, pero no fue. El padre se dirigió al segundo y le dijo lo mismo. Éste le respondió: ‘No quiero ir’, pero se arrepintió y fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos le respondieron: “El segundo”.

Entonces Jesús les dijo: “Yo les aseguro que los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios. Porque vino a ustedes Juan, predicó el camino de la justicia y no le creyeron; en cambio, los publicanos y las prostitutas, sí le creyeron; ustedes, ni siquiera después de haber visto, se han arrepentido ni han creído en él’’.

Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

 

Símbolo Niceno-constantinopolitano

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

 

Ofertorio:

Abre Mis Ojos
Jesse Manibusan

Estrofas
1, 5. Abre mis ojos,
que quiero ver como tú.
Abre mis ojos,
ayúdame a ver.

2. Abre mis oídos,
que quiero oír como tú.
Abre mis oídos,
ayúdame a oír.

3. Abre mi corazón,
que quiero amar como tú.
Abre mi corazón,
ayúdame a amar.

Puente
Dame la alegría de tu salvación,
crea en mí un corazón puro.
No me arrojes lejos de tu rostro, Señor,
no me quites tu santo espíritu.

4. Ven y descansa
en mi corazón.
Ven y descansa,
te aliviaré.

Text: Based on Mark 8:22–25; Psalm 51 (50):12–14a. Spanish bridge text © 1970, Conferencia Episcopal Española. All rights reserved. Used with permission. English verses 1-3, 5 and bridge text, Jesse Manibusan; Spanish tr. of verses text, Rufino Zaragoza, OFM. Music, verses 1-5 and English bridge text © 1988, 1998, Jesse Manibusan. Published by Spirit & Song®, a division of OCP. All rights reserved.

 

Comunión:

Yo Te lo Ofrezco
Roger Hernández

1. Todo lo poco que soy, yo te lo ofrezco.
Todo el vacío que soy, yo te lo ofrezco.
Todo el tiempo que perdí, inútilmente,
buscando gloria sin Ti, yo te lo ofrezco.

Estribillo
Todo el amor que manché con mi egoísmo,
todo lo que pude ser y que no he sido,
lo que yo pude salvar y se ha perdido,
lo pongo en tus manos inmensas pidiendo perdón,
lo pongo en tus manos inmensas pidiendo perdón.

2. La sonrisa que negué al que sufría,
la mano que no tendí al que llamaba,
las frases de amor que no dijo mi lengua,
los besos que yo dejé se me murieran.

© 1968, Roger Hernández y la Arquidiócesis de Miami. Derechos reservados. Administradora exclusiva: OCP.

 

Salida:

Del Cielo Ha Bajado (Tradicional)

1. Del cielo ha bajado la Madre de Dios.
Cantemos el Ave a su concepción.

Estribillo
Ave, ave, ave María.
Ave, ave, ave María.

2. Del verbo divino, de Cristo Jesús,
Santísima Madre, María, eres tú.

3. Oh Virgen sin mancha, oh Madre de amor,
El ángel te ofrezca mi salutación.