Weekly Missal Spanish

21 de Febrero de 2021

I Domingo de Cuaresma

Entrada:Quién Es Ese


Estribillo
Tu palabra me da vida, confío en Ti, Señor.
Tu palabra es eterna, en ella esperaré.

1. Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la ley del Señor.
Dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón.

2. Postrada en el polvo está mi alma;
devuélvame la vida tu palabra.
Mi alma está llena de tristeza;
consuélame, Señor, con tus promesas.

3. Escogí el camino verdadero
y he tenido presente tus decretos.
Correré por el camino del Señor
cuando me hayas ensanchado el corazón.

4. Éste es mi consuelo en la tristeza,
sentir que tu palabra me da vida.
Por las noches me acuerdo de tu nombre;
recorriendo tu camino, dame vida.

5. Repleta está la tierra de tu gracia; enséñame,
Señor, tus decretos. Mi herencia son tus mandatos,
alegría de nuestro corazón.

Letra: Basada en el Salmo 118 (119); Juan A. Espinosa. Letra y música © 1969, Juan A. Espinosa. Obra publicada por OCP. Derechos reservados.

 

Primera lectura

Lectura del libro del Genesis Gn 9, 8-15

En aquellos días, dijo Dios a Noé y a sus hijos: “Ahora establezco una alianza con ustedes y con sus descendientes, con todos los animales que los acompañaron, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca, con todo ser viviente sobre la tierra. Ésta es la alianza que establezco con ustedes: No volveré a exterminar la vida con el diluvio, ni habrá otro diluvio que destruya la tierra”.

Y añadió: “Ésta es la señal de la alianza perpetua que yo establezco con ustedes y con todo ser viviente que esté con ustedes. Pondré mi arco iris en el cielo como señal de mi alianza con la tierra, y cuando yo cubra de nubes la tierra, aparecerá el arco iris y me acordaré de mi alianza con ustedes y con todo ser viviente. No volverán las aguas del diluvio a destruir la vida”.


Palabra de Dios. Te alabamos, Señor


 Salmo Responsorial Salmo 24, 4bc-5ab. 6-7bc. 8-9

R. (cf. 10) Descúbrenos, Señor, tus caminos.
Descúbrenos, Señor, tus caminos,
guíanos con la verdad de tu doctrina.
Tú eres nuestro Dios y salvador
y tenemos en ti nuestra esperanza. R. 
R. Descúbrenos, Señor, tus caminos.
Acuérdate, Señor, que son eternos 
tu amor y tu ternura. 
Según ese amor y esa ternura,
acuérdate de nosotros. R. 
R. Descúbrenos, Señor, tus caminos.
Porque el Señor es recto y bondadoso,
indica a los pecadores el sendero,
guía por la senda recta a los humildes
y descubre a los pobres sus caminos. R. 
R. Descúbrenos, Señor, tus caminos.
 

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios.

1 Pt 3, 18-22

Hermanos: Cristo murió, una sola vez y para siempre, por los pecados de los hombres; él, el justo, por nosotros, los injustos, para llevarnos a Dios; murió en su cuerpo y resucitó glorificado. En esta ocasión, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados, que habían sido rebeldes en los tiempos de Noé, cuando la paciencia de Dios aguardaba, mientras se construía el arca, en la que unos pocos, ocho personas, se salvaron flotando sobre el agua. Aquella agua era figura del bautismo, que ahora los salva a ustedes y que no consiste en quitar la inmundicia corporal, sino en el compromiso de vivir con una buena conciencia ante Dios, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro, que subió al cielo y está a la derecha de Dios, a quien están sometidos los ángeles, las potestades y las virtudes.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor

Aclamación antes del Evangelio (Mc 1, 15)

R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
No sólo de pan vive el hombre,
sino también de toda palabra
que sale de la boca de Dios.
R. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.

Evangelio Mc Mc 1, 12-15

El Señor esté con ustedes.  Y con tu espíritu
Del santo Evangelio según san Marcos.  Gloria a ti, Señor

En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían.

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”.

Palabra del Señor

Gloria a ti, Señor Jesús

 

Símbolo Niceno-constantinopolitano

Creo en un solo Dios,
Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres,
y por nuestra salvación bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo
se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria
para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo
recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia,
que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro. Amén.

 

Ofertorio: Renuévanos, Señor
Armida Grajeda

Estribillo
Renuévanos, Señor, 
llénanos con tu amor.
Sana el dolor de los sueños que perdimos.
Renueva nuestras vidas 
y el camino que escogimos.
Guíanos como familia en la fe.

Estrofas
1. Jesús toma nuestra mano, 
enséñanos a amar.
Danos fuerza para vivir tu palabra.
Guíanos, Jesús 
con nuestros brazos abiertos
para recibir al pobre sin esperanza.

2. Padre transfórmanos. 
Abrázanos con tu Espíritu.
Ayúdanos a aceptarnos el uno al otro.
Rompe las cadenas de miedo 
que dividen nuestros hogares,
para así vivir tu santa voluntad.

© 1998, Tom Ratto and Armida Grajeda. Published by OCP. All rights reserved.

 

Comunión: Ven al Banquete
Bob Hurd

Estribillo Ven, ven al banquete.
Ven a la fiesta de Dios.
Los que tienen hambre
y sed serán saciados.
Ven a la cena de Cristo,
ven a la fiesta de Dios.

1. ¿Quién le puede dar de comer a la multitud?
Con Jesús, al compartir lo poco que hay,  recibimos plenitud.

2. Hay que darse a morir para cosechar, las semillas de libertad y resurrección,  la promesa de vivir.

3. Los desamparados vendrán a partir el pan y verán su dignidad de nuevo en Jesús, Salvador y Buen Pastor.

Text: Bob Hurd, Pia Moriarty, Jaime Cortez. Text and music © 1994, Bob Hurd and Pia Moriarty. Published by OCP. All rights reserved.

Salida: Gracias, Señor
Diego Correa

1. Gracias, Señor.
  Gracias por tu amor inseparable.
Gracias, Señor. 
Porque tu amor siempre perdura.

2. Gracias, Señor. 
Den gracias al Señor de los señores.
Gracias, Señor. 
Porque tu amor siempre perdura.

3. Gracias, Señor. 
Al único que ha hecho maravillas
. Gracias, Señor. 
Porque tu amor siempre perdura.

4. Gracias, Señor. 
Al que con sabiduría hizo los cielos.
Gracias, Señor.
Porque tu amor siempre perdura.

5. Gracias, Señor. 
Al que puso la tierra sobre las aguas.
Gracias, Señor. 
Porque tu amor siempre perdura.

6. Gracias, Señor. 
Al que creó las grandes luminarias.
Gracias, Señor. 
Porque tu amor siempre perdura.

7. Gracias, Señor. 
Por el sol para que gobierne el día.
Gracias, Señor. 
Porque tu amor siempre perdura.

8. Gracias, Señor.
Gracias por tu amor inseparable.
Gracias, Señor.

Letra: Basada en el Salmo 135 (136), 3–8. Letra y música © 2007, Diego Correa y Damaris Thillet. Obra publicada por OCP. Derechos reservados.