Weekly Missal Spanish

26 de Septiembre 2021

XXVI Domingo ordinario

Canto de Entrada:

Cristo Libertador                                                                                                                                                                                                            Carmelo Erdozáin                                                                                                                                                                                                        Estribillo Cristo nos da la libertad, Cristo nos da la salvación, Cristo nos da la esperanza, Cristo nos da el amor.

1. Cuando luche por la paz y la verdad, la encontraré.                                                                                                                                                     Cuando cargue con la cruz de los demás,  me salvaré.                                                                                                                                                   Dame, Señor, tu palabra; oye, Señor, mi oración.                                                                                                                                                                  2. Cuando sepa perdonar de corazón, tendré perdón.                                                                                                                                                   Cuando siga los caminos del amor, veré al Señor.                                                                                                                                                               Dame, Señor, tu palabra; oye, Señor, mi oración.                                                                                                                                                                  3. Cuando siembre la alegría y la amistad, vendrá el Amor.                                                                                                                                         Cuando viva en comunión con los demás, seré de Dios.                                                                                                                                                 Dame, Señor, tu palabra; oye, Señor, mi oración.

© 1975, Carmelo Erdozáin. Derechos reservados. Administradora exclusiva en todas las naciones de lengua inglesa: OCP.

Primera Lectura                                                                                                    

Nm 11, 25-29

En aquellos días, el Señor descendió de la nube y habló con Moisés. Tomó del espíritu que reposaba sobre Moisés y se lo dio a los setenta ancianos. Cuando el espíritu se posó sobre ellos, se pusieron a profetizar.

Se habían quedado en el campamento dos hombres: uno llamado Eldad y otro, Medad. También sobre ellos se posó el espíritu, pues aunque no habían ido a la reunión, eran de los elegidos y ambos comenzaron a profetizar en el campamento.

Un muchacho corrió a contarle a Moisés que Eldad y Medad estaban profetizando en el campamento. Entonces Josué, hijo de Nun, que desde muy joven era ayudante de Moisés, le dijo: “Señor mío, prohíbeselo”. Pero Moisés le respondió: “¿Crees que voy a ponerme celoso? Ojalá que todo el pueblo de Dios fuera profeta y descendiera sobre todos ellos el espíritu del Señor”.

Salmo Responsorial

Del Salmo 18

R. (9a) Los mandamientos del Señor alegran el corazón.
La ley del Señor es perfecta de todo
y reconforta el alma;
inmutables son las palabras del Señor
y hacen sabio al sencillo. R.
R. Los mandamientos del Señor alegran el corazón.
La voluntad de Dios es santa
y para siempre estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R.
R. Los mandamientos del Señor alegran el corazón.
Aunque tu servidor es esmera
En cumplir tus preceptos con cuidado,
¿quién no falta, Señor, sin advertirlo?
Perdona mis errores ignorados. R.
R. Los mandamientos del Señor alegran el corazón.
Presérvame, Señor, de la soberbia,
no dejes que el orgullo me domine;
así, del gran pecado
tu servidor podrá encontrarse libre. R.
R. Los mandamientos del Señor alegran el corazón.

Segunda Lectura 

Sant 5, 1-6

Lloren y laméntense, ustedes, los ricos, por las desgracias que les esperan. Sus riquezas se han corrompido; la polilla se ha comido sus vestidos; enmohecidos están su oro y su plata, y ese moho será una prueba contra ustedes y consumirá sus carnes, como el fuego. Con esto ustedes han atesorado un castigo para los últimos días.

El salario que ustedes han defraudado a los trabajadores que segaron sus campos está clamando contra ustedes; sus gritos han llegado hasta el oído del Señor de los ejércitos. Han vivido ustedes en este mundo entregados al lujo y al placer, engordando como reses para el día de la matanza. Han condenado a los inocentes y los han matado, porque no podían defenderse.

.

Aclamación antes del Evangelio

Cfr Jn 17, 17

R. Aleluya, aleluya.
Tu palabra, Señor, es la verdad;
santifícanos en la verdad.
R. Aleluya.

Evangelio

En aquel tiempo, Juan le dijo a Jesús: “Hemos visto a uno que expulsaba a los demonios en tu nombre, y como no es de los nuestros, se lo prohibimos”. Pero Jesús le respondió: “No se lo prohíban, porque no hay ninguno que haga milagros en mi nombre, que luego sea capaz de hablar mal de mí. Todo aquel que no está contra nosotros, está a nuestro favor.

Todo aquel que les dé a beber un vaso de agua por el hecho de que son de Cristo, les aseguro que no se quedará sin recompensa.

Al que sea ocasión de pecado para esta gente sencilla que cree en mí, más le valdría que le pusieran al cuello una de esas enormes piedras de molino y lo arrojaran al mar.

Si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela; pues más te vale entrar manco en la vida eterna, que ir con tus dos manos al lugar de castigo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo; pues más te vale entrar cojo en la vida eterna, que con tus dos pies ser arrojado al lugar de castigo. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo; pues más te vale entrar tuerto en el Reino de Dios, que ser arrojado con tus dos ojos al lugar de castigo, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga’’.

Palabra de Dios

 

Canto del Ofertorio:

Renuévanos, Señor/Renew Us, Lord

Armida Grajeda/Tom Ratto

Estribillo Renuévanos, Señor,  llénanos con tu amor. Sana el dolor de los sueños que perdimos.                                                                              Renueva nuestras vidas  y el camino que escogimos. Guíanos como familia en la fe. Estrofas

1. Jesús toma nuestra mano,  enséñanos a amar. Danos fuerza para vivir tu palabra.                                                                                                 Guíanos, Jesús  con nuestros brazos abiertos para recibir al pobre sin esperanza.                                                                                                              2. Padre transfórmanos.  Abrázanos con tu Espíritu. Ayúdanos a aceptarnos el uno al otro.                                                                                         Rompe las cadenas de miedo  que dividen nuestros hogares, para así vivir tu santa voluntad.

© 1998, Tom Ratto and Armida Grajeda. Published by OCP. All rights reserved.

Canto de Communion:

Un Pueblo que Camina

Emilio Vicente Matéu

Estribillo Somos un pueblo que camina, y juntos caminando podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba,                                                             sin penas ni tristezas: ciudad de eternidad.

1. Somos un pueblo que camina, que marcha por el mundo buscando otra ciudad.                                                                                                     Somos errantes peregrinos en busca de un destino, destino de unidad.                                                                                                                     Siempre seremos caminantes, pues sólo caminando podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba,                                                                             sin penas ni tristezas: ciudad de eternidad.

2. Sufren los hombres mis hermanos, buscando entre las piedras la parte de su pan.                                                                                                             Sufren los hombres oprimidos, los hombres que no tienen ni paz ni libertad.                                                                                                                       Sufren los hombres mis hermanos, mas Tú vienes con ellos y en Ti alcanzarán otra ciudad que no se acaba,                                                                       sin penas ni tristezas: ciudad de eternidad.

3. Danos valor para la lucha, valor en las tristezas, valor en nuestro afán.                                                                                                                       Danos la luz de tu palabra, que guíe nuestros pasos en este caminar.                                                                                                                       Marcha, Señor, junto a nosotros, pues sólo en tu presencia podremos alcanzar otra ciudad que no se acaba,                                                                     sin penas ni tristezas: ciudad de eternidad.

4. Dura se hace nuestra marcha, andando entre las sombras de tanta oscuridad.                                                                                                           Todos los cuerpos, desgastados, ya sienten el cansancio de tanto caminar.                                                                                                                   Pero tenemos la esperanza de que nuestras fatigas al fin alcanzarán otra ciudad que no se acaba,                                                                                     sin penas ni tristezas: ciudad de eternidad.

© 1973, Emilio Vicente Matéu. Derechos reservados. Administradora exclusiva en Norteamérica: OCP.

Canto de Salida:

Dios Te Salve, María

Juan J. Sosa Pbro.

Estribillo Dios te salve, María,  llena eres de gracia.  El Señor es contigo,                                                                                                                      Santa Madre de Dios. Dios te salve, María,                                                                                                                                                                        llena eres de gracia.  El Señor es contigo,  Santa Madre de Dios.

1. Bendita tú eres entre todas las mujeres  y bendito es el fruto  de tu vientre, Jesús.                                                                                                          2. Santa María, ruega por nosotros, nosotros pecadores,  ahora y en la hora  de nuestra muerte.                                                                                     

© 1986, Juan J. Sosa, Pbro. Obra publicada por OCP. Derechos reservados.